Los futuros desarrollos en entornos de aprendizaje: visualización ambiental

Este artículo y este concepto de visualización ambiental es clave para un diseño integral en el ambiente para los futuros diseños de aprendizaje en la vida. En el ambiente, en una calle, en un jardin u otro espacio público será posible generar espacios para el aprendizaje. El diseño ambiental es fundamental para integrar los procesos de aprendizaje en la propia vida cotidiana. Lo web y lo tecnológico no existirá, será invisible y “naturalista” a nuestros propios actos y movimientos. Es un texto que me ha influido para preparar mi charla en el TEDxLeon.
Lanzado en 2002, el Ambient Orb [Globo ambiental], se trata de un emisor de luz capaz de cambiar su color externo en función de diversos datos, tales como la temperatura prevista, el rendimiento actual del mercado de valores o las estadísticas deportivas. Es un ejemplo perfecto de “exposición del ambiente” un nuevo enfoque para la visualización que combina dos objetivos intrínsecamente contradictorios: informar constantemente a los espectadores sobre la útil información de la variación del tiempo sin molestarlos.
Ambient Orb

El famoso globo ambiental

O, en términos académicos, la visualización del ambiente comunica la información a través de la “periferia de atención del usuario” (Weiser and Brown, 1995 en http://nano.xerox.com/weiser/calmtech/calmtech.htm )  para que uno pueda permanecer atendiendo a otros, lo más importante es tener las tareas a mano.
La contradicción significativa radica en el hecho de que nuestro sentido visual tiende a ser tan sensible que el más mínimo cambio perceptible en nuestro campo visual, inevitablemente, obstruirá cualquier actividad actual. (Por eso es importante en educación estudiar más profundamente la economía de la atención un un mundo hiperconectado y con superabundancia informativa). Pero ¿por qué existe la necesidad de una visualización de los datos, cuando sin embargo uno no quiere ser molestado por ellos? Se cree que la idea de la visualización ambiental ha sido concebido por un grupo de investigadores del Media Lab del MIT, que investigó la idea de descubrir una forma de transmitir información por medios que vayan más allá de la pantalla del ordenador tradicional.
Se propone la modificación dinámica de la calidad ambiental de acuerdo a cambios en los datos, tales como ligeros cambios en el sonido o adapticiones sutiles de la luz, de modo que la gente pueda tener siempre, de manera continua, información como las condiciones de tráfico en tiempo real, las tendencias de precios de las aerolíneas a destinos de vacaciones favoritos, o el estatus online de amigos y familiares. Se han desarrollado muchos ejemplos de visualización del ambiente aunque la mayor parte de ellos no aparecen fuera de la burbuja académica. Por ejemplo, investigadores suecos en el 2000 propusieron el concepto de arte informativo, un intento de introducir visualizaciones de datos dinámicos en espacios públicos para la explotación de la aceptación social de las obras de arte.
Una versión electrónica de un cuadro de estilo Mondrian, cambiaba lentamente su composición visual de acuerdo con las condiciones atmosféricas mundiales o la ubicación en tiempo real de los autobuses de transporte público. Los transeúntes se desconcertaban inicialmente, a veces sin saber que la réplica de Mondrian montada en la pared era un trabajo artístico de ordenador lentamente cambiante, incluso cuando ciudadanos informados revelaron que la pintura en realidad retrataba información significativa.

La caída
El deseo de presentar la información sin que se note demuestra la contradicción de los requisitos de visualización del ambiente, una disciplina que surgió cuando la visualización de la información se introdujo en el campo de la computación ubicua (ubicomp, o visualización de datos+computación ubicua=visualización ambiental), que investiga cómo la tecnología informática puede desaparecer en el tejido de la vida cotidiana.4 Los problemas que enfrenta la visualización del ambiente son múltiples, incluyendo una creencia generalizada de que la gente no aprecia las interfaces textuales. Por ejemplo, la visualización de la temperatura exterior prevista de una manera ambiental es a menudo más difícil de comprender que la simple lectura de un valor numérico: mientras que la diferencia relativamente pequeña entre 20 y 23 grados Celsius podría llevar a un ajuste del estilo, que sólo podría ser un cambio ligero, casi indistinguible del cambio de matiz del color en la tonalidad del Ambient Orb. Además, el impulso para la creación de visualizaciones que tienen más cualidades decorativas que informativas ha llevado a que la mayoría de los laicos no pueden entender la necesidad de dedicar su dinero o espacio para algo que requiere descifrar para que sea funcional. También se ha producido una grave escasez de conjuntos de datos interesantes que vayan más allá de los simples informes del tiempo o cotizaciones del mercado de valores y de establecer una relación personal con el usuario. ¿Quién realmente se preocupa por el tiempo cuando uno puede simplemente mirar por la ventana? Y para las personas que realmente se preocupan por el rendimiento en tiempo real de su cartera de acciones en el mercado ¿no es mucho mejor con herramientas más precisas que darse cuenta de un extraño giro en el patrón de Mondrianesque?

Lo actual
Durante los últimos años, algunas de estas cuestiones han cambiado drásticamente. La visualización de datos se está convirtiendo en un medio de comunicación por derecho propio, capaz de informar y comprometer a la gente. También está la nueva tendencia de la autovigilancia y detección participativa [Participatory Sensing, y que entra dentro de la corriente "naturalista en entornos-red", Networked Naturalist y la capacidad de crear ambientes donde sean humanos/cuerpos como sensores], la gente que voluntariamente graba sus conductas personales para autoanálisis o compartir en los medios de comunicación sociales. (Ver el ensayo de  Nathan Yau “Seeing the World in Data,” (Visión del mundo en datos, pp. 246-48 de este libro).

Participatory Sensing

Participatory Sensing

Finalmente, nos hemos dado cuenta de la urgente necesidad de utilizar la tecnología moderna para objetivos persuasivos, por ejemplo mostrar retroalimentación informativa que esté específicamente diseñada para cambiar el comportamiento de la gente, la actitud u opiniones (http://www.ubiq.com/hypertext/weiser/SciAmDraft3.html  - The computer for the 21st century).5 En resumen, la combinación única de estos tres fenómenos (visualización de datos, autovigilancia y detección participativa)  habilitará la visualización ambiental para salir de sus cenizas y forjar un propósito que va más allá de la trivialidad de la representación de las condiciones ambientales a través de cambios demasiado sutiles como para que sean realmente notados o incluso comprendidos(la representación informativa y de los cambios está representado débilmente y adaptado al ambiente).El ascenso
De manera lenta, pero segura, nos estamos moviendo hacia un mundo que nos exige con urgencia ser más conscientes de las consecuencias ambientales de nuestras acciones, tal vez mediante la introducción de algún tipo de retroalimentación visual que revele su verdadero costo o impacto. Dado que la mayoría de nuestras acciones ya están trazadas y almacenadas electrónicamente, la mayoría de los datos requeridos ya existen en algún lugar de las bases de datos de grandes empresas de hoy en día-por ejemplo, nuestro uso cotidiano de energía, el consumo de agua o hábitos de consumo de alimentos. Sin embargo, aún no hay una interfaz convincente que revele las consecuencias de las acciones de los consumidores, justo cuando más se necesita esa información. ¿Dónde están las experiencias viscerales multimedia que podría motivarnos para efectuar cambios de comportamiento, incluso menores, mostrar nuestro progreso en relación con los objetivos establecidos, o hacer una evaluación comparativa de nuestros hábitos con los de personas similares?La investigación de la visualización ambiental debería explorar como podrían llegar a integrase tales representaciones de datos socialmente relevantes en nuestra experiencia física, usando potencialmente la plétora de manifestaciones tecnológicas de hoy para objetivos más relevantes socialmente. Las personas tendemos a tomar decisiones más atentas, consideradas, cuando nos confrontamos directamente con la información pertinente y digna de confianza sobre las consecuencias de nuestras acciones pretendidas. Esta representación de datos situada debería estar presente cuando y donde realmente cuentan, es decir, cuando tomamos decisiones.

Por otra parte, la ubicación física de las representaciones de esos datos podría contextualizar la información más allá de resaltar los patrones de datos o tendencias que están más allá de nuestra propia experiencia personal. En su lugar, las representaciones de datos que relacionan inmediatamente las actividades humanas con su impacto podría demostrar los principios básicos que en realidad dirige los datos. Incluso podría dar un sentido al entorno físico, haciendo invisible, pero el lugar específico de los flujos de datos que definen la identidad local perceptible a la comunidad local. La retroalimentación ambiental en un contexto público podría enfatizar además el movimiento actual hacia la democratización del acceso a datos para empoderar a la gente cuyos verdaderos datos se están representados.

Abstracto versus realista
El uso de la visualización para objetivos persuasivos de hecho ha sido intentado ya antes. Sin embargo, la mayoría de tales iniciativas se ha centrado en simulaciones fotorealistas de resultados potenciales, tales como la comunicación del cambio climáticos o las consecuencias negativas de hábitos de alimentación insanos. Las visualizaciones que simulan la realidad, sin embargo, tienden a enfatizar los aspectos visuales del cambio, lo que puede ser exacerbado por la tendencia a que la gente relacione su toma de decisión individual solamente con lo que puede ver. En cambio, una visualización ambiental bien diseñada podría cambiar el centro de atención a lo oculto, pero a menudo más significativo, a insights que realmente podrían considerarse, tales como factores causales que relaciona nuestras acciones con su impacto. La figura y forma real de tales visualizaciones situadas pueden ser múltiples yendo más allá de las pantallas normales, planas de hoy. En un rango que va desde el cambio de la forma de la ropa y de las texturas reactiva de la pared hasta monumentos urbanos cinéticos multitáctiles, debemos tratar de integrar lo que muestra la información con nuestra experiencia cotidiana mediante la explotación de nuestra capacidad natural para comprender nuestro entorno a través de sus posibilidades [affordances] naturales.

El futuro
El papel futuro de la visualización en un contexto ambiental es potencialmente mucho más versátil que simplemente proporcionar retroalimentación para estimular el cambio de conducta. Una visualización ambiental bien diseñada podría tener el único poder para también ayudar a dar forma a nuestra identidad así como a nuestra experiencia de un lugar [Añadiría que es también el parte del diseño ambiental para un aprendizaje en el entorno de la vida cotidiana]. En la sociedad de la información de hoy hemos perdido un sentido de la presencia de nosotros mismos, de nuestras acciones y de otras personas que nos rodean (ver Presence Theory and Social Presence Theory y los estudios concomitantes de HCI. Importante para diseñar los espacios de aprendizaje del futuro). Sin embargo, un sentido de la presencia aún persiste a través de la creación continua de datos de nuestra sociedad. Para capturar la verdadera naturaleza de nuestra existencia, debemos mirarla a través de las lentes de los datos socialmente relevantes en forma de trazas digitales en tiempo real, y considerar su impacto cualitativo en nuestras vidas, a través de las cuales se pueden distinguir muchas de las características que configuran nuestra identidad única o troceada. Mediante el seguimiento de estos datos que se están generando continuamente en torno a nosotros y compartiéndolos a través del medio de la visualización, se podría instaurar un sentido significativo de la existencia, así como la responsabilidad e implicación/compromiso (engagement). Cuando la estación meteorológica puede informarnos del impacto de nuestras acciones, además de las condiciones de salida y entrada no tenemos control sobre ellas y cuando las fachadas de los medios arquitectónicos finalmente muestran información significativa y socialmente relevante para sus alrededores inmediatos, la visualización ambiental podría finalmente disfrutar el éxito que merece.

Notes:
1. Weiser and Brown, “Designing Calm Technology.”

2.  Wisneski, lshii, Dahley, Gorbet, Brave, Ullmer, and Yarin, “Ambient Displays,” 22-32.

3.   Redström, Skog, and Halinäs, “Informative Art,” 103-114.

4.  Weiser, “The Computer for the 21st Century,” 94-104.

5. Fogg, Persuasive Technology.

Fuente: Andrew Van de Moere
from book “Visual Complexity:…”  pag. 249