La autocuantificación o el yo cuantificado (también auto-cuantificación o como término epistémico: el yo cuantificado) es un movimiento para incorporar la tecnología en la adquisición de datos sobre aspectos de la vida diaria de una persona en términos de insumos (por ejemplo, alimentos consumidos, la calidad del aire ambiente), los estados (por ejemplo, el estado de ánimo, la excitación, los niveles de oxígeno en la sangre) y el desempeño ( de manera mental y físico). En la educación también será integrado por medio de la cuantificación del propio conocimiento con interface de web cuantificadas como nos demuestra R. Craig en este vídeo.

El movimiento fue iniciado por la revista Wired, con los editores Gary Wolf y Kevin Kelly en el año 2007, definiéndolo como “una colaboración de los usuarios y fabricantes de herramientas que comparten un interés en el autoconocimiento a través del autotracking. En 2010, Wolf habló sobre la autocuantificación en un TED (mayo de 2011). La  primera conferencia internacional sobre el tema se celebró en Mountain View, California.
La metodología principal de la auto-cuantificación es la recopilación de datos, seguido de la visualización, las referencias cruzadas y el descubrimiento de correlaciones.

Ver gráfico de Kevin Kelly que ha hecho al respecto hace un mes:

Mapa de Kevin KellyFuente original del mapa: http://j.mp/OrwctO

La idea de medir las cosas para trazar el progreso (trayectorias vitales. Ver mi TEDxLeon) hacia una meta es un lugar común en las grandes organizaciones y también la futura educación autogestionada y sin límites de tiempo y espacio.

El uso de métricas de los individuos es algo menos generalizado por ahora, con la notable excepción de las personas que están tratando de perder peso o mejorar su condición física. La mayoría de las personas no suelen registrar sus estados de ánimo o de felicidad como ya hay aplicaciones en smartphones, en medir determinados patrones de sueño o niveles de actividad, un seguimiento de cuánto alcohol o cafeína beben o trazar la frecuencia con que pasear al perro.
Pero algunas personas están haciendo justamente estas cosas. Son una mezcla ecléctica de los primeros usuarios, fanáticos de la aptitud y de los autoanálisis. Hay como todos sabemos adictos a la tecnología para el desarrollo personal. Son elementos en los que importa más los datos, las mejoras y la autoanalítica personal que la propia tecnología en si. Estamos dando los pasos para la tecnología o computación de la vida, y por lo tanto la desaparición de la tecnología como la entendemos hasta ahora. Está asociado a conceptos como auto-tracking, la autocuantificación y el hackeado del cuerpo (o como cuerpo y centro de base para la mejora en muchos órdenes de la vida, entre ellos la salud, que ha entrado con fuerza en estos últimos años, desarrollando aplicaciones para centros de salud a nivel profesional como a nivel personal para la autogestión de la propia salud. Esto unido a la medicina preventiva hará el resto para plantear unos sistemas de salud más sostenibles y rentables.
Entrariamos en la denominada ciencia del ciudadano y sus auto- . Una sociedad autogestionada. Elemento importante para evolucionar en este ámbito y despegarse de sanguijuelas político-económicas.

De todas formas esto no es un idea nueva. Los atletas y sus entrenadores comúnmente toman notas detalladas sobre nutrición, sesiones de entrenamiento, cómo es su sueño y otras variables. Tácticas similares han sido utilizadas para combatir problemas de salud como alergias y migrañas. Sin embargo, las nuevas tecnologías hacen más fácil que nunca para recoger y analizar los datos de carácter personal. Los sensores se han reducido desde hace un año se han reducido de precio y por lo tanto son más baratos para este tipo de corporaciones/organizaciones. Acelerómetros, que miden los cambios en la dirección y velocidad, utilizados para costar cientos de libras, pero ahora son baratos y lo suficientemente pequeño como para ser incluido habitualmente en los llamados teléfonos inteligentes. Esto hace que sea mucho más fácil tomar los métodos cuantitativos utilizados en la ciencia (la llamada ciencia de la ciudadanía), en los negocios y también aplicados a la esfera personal (yo tengo varias apps para medir mi sueño DreamON y otras cuantificaciones).

Tal como era de esperar, la idea de casarse con la tecnología de automejora se originó en San Francisco, donde Gary Wolf, periodista y escritor (seguir en Vimeo), cofundó el blog  “Quantified Self” blog en 2007. Esto llevó a las reuniones regulares, que ahora se celebran en cerca de 50 ciudades de todo el mundo. Comenta Gary que casi todo lo que hacemos genera datos. Por el momento, dice, los datos de los teléfonos, ordenadores y tarjetas de crédito se utilizan sobre todo por las empresas a dirigir la publicidad, recomendar productos o calibrar campañas de promoción o marketing mucho “precisas” por los insights que esto provoca.  Pero, aprovechando la corriente de datos que generan puede dar a la gente nuevas formas de lidiar con problemas médicos o mejorar su calidad de vida de otras maneras.

Algunos aspectos y aplicaciones de autocuantificación
En Silicon Valley y otros lugares están poniendo en marcha nuevos dispositivos y software destinado a autotracking de clientes, servicios y demás aspectos para llegar de manera más personalizada al cliente.
En sanidad pueden proporcionar una visión del futuro de la asistencia sanitaria, en el que se coloca un mayor énfasis en el seguimiento, usando una variedad de artilugios, para prevenir las enfermedades, prolongar la vida y reducir los costos médicos.
Para ver cómo la autotracking puede pagar dividendos, Consideremos el ejemplo de David (no es su nombre real), un banquero de inversiones en Londres. Con su rutina de salidas tempranas y los días de 11 horas, se encontró con que tenía problemas para conciliar el sueño y estaba preocupado, ya que esto afectó a su concentración en el trabajo. Él comenzó a usar una diadema hecha por Zeo, una start-up con sede en Newton, Massachusetts. Realiza un seguimiento de la cantidad y calidad del sueño mediante la medición de la actividad cerebral para determinar el tiempo que el usuario pasa a la luz, profundo y rápido movimiento de los ojos-(REM) del sueño.
David registró sus datos de sueño junto con información sobre su dieta, suplementos para la salud, el ejercicio y el consumo del alcohol, cargar todo en el sitio web Zeo. También trató de intervenciones tales como tomar suplementos de magnesio, eliminando la cafeína y el cambio de las condiciones de iluminación de su dormitorio. Usando las lecturas de la banda para la cabeza, pudo ver cómo cada una de estas cosas esta afectando a su sueño.
Él encontró que beber demasiado alcohol minó su calidad de sueño, pero también determinó que el tomar suplementos de magnesio ayudó a dormir más profundamente y alcanzar el sueño profundo más rápidamente. Ahora duerme un promedio de siete horas y media-a-una noche, un aumento de seis horas antes de iniciar su seguimiento propio experimento (personalización para mejorar SU sueño).
Muchas de las 250 personas que asistieron a la conferencia de Quantified Self  en Amsterdam en noviembre pasado tenían historias similares para contar. Robin Barooah, un diseñador de software, dijo que había perdido 20 kg mediante el control de su estado de ánimo después del almuerzo con flashcards, que elevó su conciencia de cómo los diferentes alimentos lo hacía sentir. Sara Riggare, un ingeniero de Suecia, que se describe cómo se utiliza una aplicación de iPhone para determinar la mejor combinación de fármacos para controlar la enfermedad de Parkinson, y un juego de Nintendo Wii para controlar y mejorar el equilibrio.
Cristiano Kleineidam, un estudiante de Berlín que sufre de una patología de la columna, explicó cómo se utiliza un dispositivo para medir su respiración y ejercicios de relajación indentificando cuáles fueron los más efectivos. Esto le ayudó a mejorar su función pulmonar en un 30%. También se habló de Asthmapolis, una start-up con sede en Madison, Wisconsin, que ha desarrollado un dispositivo llamado el Spiroscout. Se trata de un sensor que se acopla a un inhalador de asma y utiliza los datos de posicionamiento vía satélite para que los pacientes e investigadores a averiguen qué entornos son peores (tales como la proximidad a un determinado tipo de cultivo). Muchas personas han mencionado Boozerlyzer, una aplicación para Android que ayuda a las personas a rastrear su consumo y utiliza los juegos simples para ayudarles a medir el efecto del alcohol en su coordinación, tiempo de reacción, la memoria y las emociones. Y también de la posibilidad de fomentar autoseguimiento a través de “gamification”, convirtiendo las actividades cotidianas en los juegos para atribuir puntos, trofeos y también animar a la gente a competir con sus amigos.
Algunos autocuantificadores pueden extraños y a la vez ser un poco para frikis en el entorno actual. No todo el mundo lleva a cabo experimentos para ver si llevaba gafas de color naranja o la realización periódica de ejercicios de salto puede mejorar la calidad del sueño, o si comer mantequilla mejora la capacidad aritmética. Un problema obvio es que la cuantificación para autoexperimentos carecen de los controles rigurosos y que sea una cuantificación homologada al respecto. También podría haber efectos placebo al usarlos, y cambiando de las pastillas placebo a las aplicaciones autocuantificadoras y experimentales.
Con el auto-tracking uno nunca sabe si es su experimento que está afectando al resultado, o sus expectativas del experimento”, dice Nancy Dougherty, un entusiasta de auto-tracking, que trabaja como ingeniero de hardware en Proteus Biomedical, una compañía de dispositivos médicos en Redwood City, California. El uso de un parche adhesivo desarrollado por Proteus, se ha experimentado con la medición de la frecuencia cardíaca, la postura, el movimiento y la temperatura y relacionar los datos con su estado de ánimo. Ella encontró que toman placebos con la etiqueta “feliz”, “tranquilo”, “foco” y “fuerza de voluntad” tuvo un impacto notable, a pesar de que sabía que eran placebos.
Pero con un cuidadoso diseño de experimentos existe la posibilidad de autoseguimiento para producir datos útiles. El Zeo Sleep Manager, por ejemplo, ya ha generado la base de datos más grande de la historia en las fases del sueño, que reveló las diferencias entre hombres y mujeres en la cantidad de sueño REM. Asthmapolis también espera combinar los datos de miles de inhaladores provistos de su sensor Spiroscout en un esfuerzo por mejorar el manejo del asma. Y los datos desde la aplicación Boozerlyzer es anónima y agregada para investigar la variación en la respuesta de la gente al alcohol.

Aplicaciones para el autotracking y la autocuantificación
Esto puede sonar raro (la parte colaborativa y colectiva del tal concepto), pero decenas de miles de pacientes en todo el mundo ya están compartiendo información sobre los síntomas y tratamientos para cientos de enfermedades en los sitios web tales como PatientsLikeMe y CureTogether. Esto ha dado resultados valiosos, como el hallazgo de que los pacientes que sufrían de vértigo durante las migrañas tenían cuatro veces más probabilidades de sufrir efectos secundarios dolorosos cuando se usa una droga en particular. El creciente número de dispositivos de autoseguimiento que están llegando al mercado aumentará el alcance a gran escala con la recolección de datos, lo que permite a los usuarios analizar sus propias lecturas y agregados con los de otras personas y generar una inteligencia colectiva al respecto.
Fitbit, por ejemplo, mediante una empresa del mismo nombre con sede en San Francisco, se engancha en el cinturón y utiliza un acelerómetro y un altímetro para medir los niveles de actividad y los patrones de sueño. Claro no mide todavía los ronquidos. Se trata de un cuentapasos y analítica corporal para este siglo. Una lectura muestra los pasos que se han caminado, las escaleras que subió con la quema de las calorías por esa actividad física. La información también es cargada de forma inalámbrica a un sitio web en la que los usuarios analizan y muestran/comparten los datos de su autocuantificación, y así le permite comparar notas con sus amigos. Jawbone, también con sede en San Francisco, es una pulsera que se comunica con el iPhone y también se puede medir la actividad física y los patrones del sueño a nivel individual. Base, otra empresa en San Francisco, se trata de poner en marcha un dispositivo de reloj de pulsera como capaz de medir la frecuencia cardíaca, medir los niveles de stress a través de la piel y los patrones de sueño, todos los cuales se pueden visualizar en un “tablero salud” en tu dispositivo.

GreenGoose ha ideado pequeños sensores de movimiento que se puede conectar a artículos de uso diario, el envío de una señal inalámbrica a una estación base cada vez que el elemento se utiliza. Un sensor se puede conectar a un cepillo de dientes, por ejemplo, o una regadera, o el collar de un perro, por lo que es posible medir y seguimiento de la frecuencia se cepilla los dientes, regar las plantas o pasear a su perro. El objetivo de la compañía es crear una plataforma para la gamification de las actividades cotidianas con la filosofía de Internet de las cosas.

Las grandes compañías tecnológicas también están manteniendo un ojo en la tecnología de auto-seguimiento (tracking). La conferencia de Amsterdam fue patrocinado por Philips, Vodafone e Intel, todas ellas en relación con la salud como el seguimiento de un área prometedora para el crecimiento futuro. Philips ha lanzado Vital Signs, una aplicación experimental para dispositivos de Apple que utiliza la cámara incorporada para medir la frecuencia cardiaca del usuario y la frecuencia respiratoria, y el gráfico con el tiempo. Intel ha desarrollado una aplicación llamada Mobile Therapy que aparece al azar y se pide a los usuarios a registrar su estado de ánimo, para ver cómo varía durante la semana.
A medida que envejecen las poblaciones y de salud aumentan los costos, no es probable que sea un mayor énfasis en el seguimiento, la prevención y el mantenimiento de “bienestar” en el futuro, con los pacientes que tomaron un papel más activo. Con sus monitores de sueño y cuadros de mando de la salud, los aficionados de auto-tracking puede llegar a ser visto como pioneros de este modelo. Gary Wolf hace una analogía con el Homebrew Computer Club, que se reunió en Silicon Valley en la década de 1970 y pasó de un grupo de aficionados ‘a la base de una nueva industria. “Nos inspiramos en nuestro conocimiento de la historia de la computación personal”, dice. “Nos preguntamos qué pasaría si convocamos a los usuarios avanzados de tecnologías de seguimiento auto para ver lo que podemos aprender unos de otros.

Otro estudio de interés sobre autocuantificación a nivel analítico personal del científico S. Wolfram (The Personal Analytics of My Life) y que E. Dans, adalid de la autocuantificación por estos pagos, plasma en una entrada en su blog.

El autotracking puede verse raro ahora, pero lo mismo que una vez fue el caso del e-mail. Y lo que los geeks hacen hoy, el resto de nosotros a menudo terminan haciendo mañana. Tengo la certeza que en menos de 10 años será lugar común en nuestras vidas y será muy importante en la educación del futuro como base cuantificable del conocimiento y de las interacciones en la vida real. Será una apuesta por la evaluación de los procesos de aprendizaje, relacionando las técnicas del análisis del aprendizaje más formas de autocuantificación para nuestras trayectorias de aprendizaje vital y base del concepto que he desarrollado en el TEDxLeon sobre #eduvida.

Más información, post y artículos en el tablero que he montado en Clipboard:
http://clipboard.com/lernys/boards/quantifiedself

Fuente [modificado y remixado]: Counting every moment: the quantified self. The Economist y entrada de la Wikipedia