Las redes de práctica y las redes distribuidas de práctica

Una red disttibuida dibujada

Una red disttibuida dibujada. Fuente: El Correo de las Indias. Ver http://bitacora.lasindias.com/globalizacion-guion-ilustrado/

Una red de prácticas es un concepto originado por John Seely Brown y P. Duguid (a menudo abreviado con las siglas NOP en inglés, Networks of Practice). Este concepto, relacionado con el trabajo en comunidades de práctica por Jean Lave y Etienne Wenger, se refiere al conjunto general de los distintos tipos de grupos informales y las redes sociales emergentes que facilitan el intercambio de información entre las personas con objetivos relacionados con la práctica.

Conceptos básicos

Para definir mejor el concepto, en primer lugar el término red implica un conjunto de personas que se conectan a través de las relaciones sociales, que pueden ser por medio de vínculos fuertes o débiles. Los términos tales como comunidad tienden a indicar una forma más fuerte y cohesionada de la relación, pero las redes se refieren a todas las redes de relaciones sociales, ya sean débiles o fuertes.
En segundo lugar, el término práctica representa el sustrato que conecta a los individuos en sus redes. Las ideas principales son que la práctica implica las acciones de los individuos y de los grupos al realizar su trabajo, por ejemplo, la práctica de los ingenieros de software, periodistas, educadores, etc, y que la práctica implica la interacción entre las determinadas personas de ese oficio.

Lo que distingue a una red de la práctica de otras redes o sitios de redes sociales (SRS) es que los individuos interactúan a través del intercambio de información con el fin de realizar su trabajo (no hay focalización temática), pedir y compartir el conocimiento con los demás. Una red de práctica se pueden distinguir de otras redes que surgen debido a otros factores, tales como la participación en pasatiempos o deportes comunes en discusiones teniendo el mismo autobús al trabajo, por ejemplo. Por último, la práctica no tiene por qué limitarse a incluir aquellos dentro de una ocupación o disciplina funcional. Más bien, puede incluir a personas de diversas ocupaciones, por lo que el término, la práctica, es más apropiado que otros, como la ocupación de cada uno.

Como ya describí en un artículo del Congreso de Cibersociedad, las redes de la práctica incorporan una serie de redes informales, emergentes, de las comunidades de práctica a los sitios de redes sociales en Internet y con una práctica determinada. De acuerdo con Lave y el trabajo original de Wenger de 1991 y el de J.S. Brown & P. Duguid proponen que las comunidades de práctica son un subconjunto limitado y especializado de las redes de la práctica, por lo general consiste en fuertes lazos que unen personas que participan en una práctica común que suelen interactuar en situaciones de cara a cara (las redes sociales estan formados por el potencial de vínculos débiles). En el extremo opuesto del espectro están las redes electrónicas de práctica, que a menudo se hace referencia como las comunidades virtuales o electrónicas y que consisten generalamente en lazos débiles. En las redes electrónicas de práctica, los individuos nunca podrán llegar a conocer unos a otros y en general se coordinan a través de medios tales como  blogs, microblogging, correo electrónico, listas de anuncios, wikis, sitios de redes sociales y demás herramientas.

Las redes de práctica distintas de los grupos de trabajo formales

En contraste con el uso de los controles oficiales para apoyar el intercambio de conocimientos de uso frecuente en los grupos de trabajo formales, como obligación contractual, de organización jerarquías,incentivos monetarios, o reglas ordenadas, las redes de práctica promueven flujos de conocimiento a lo largo de las líneas de la práctica informal y a través de redes sociales. Por lo tanto, una manera de distinguir entre las redes de práctica y grupos de trabajo creados es por la cuestión de jerarquías y de mecanismos de control. Los grupos de trabajo tienen una jerarquía establecida en las organizaciones mientras que las redes de práctica no tienen una delimitación de temas a tratar ni una jerarquía implícita.

Un segundo grupo de propiedades distintivas se refiere a su composición. Las redes de práctica y los grupos formales de trabajo varían en función de su tamaño, ya que las redes de práctica puede variar desde unos pocos individuos selectos a muy grandes, las redes abiertas electrónicos que consisten en miles de participantes mientras que los grupos son generalmente más pequeñas. También varían en cuanto a quién puede participar.Los grupos de trabajo y los equipos virtuales suelen consistir en miembros que son formalmente designados. Por el contrario, las redes de práctica están integrados por voluntarios sin restricciones formales impuestas a la adhesión de la NoP.

Finalmente, las redes de práctica y grupos formales de trabajo varían en función de las expectativas sobre la participación. En los grupos formales de trabajo y los equipos virtuales, la participación se determinan conjuntamente y los miembros deben alcanzar un objetivo de trabajo específico. La participación en comunidades de práctica se determinan conjuntamente, de manera que las personas en general tienen un acercamiento a otros específicos grupos o personas para obtener ayuda. En las redes electrónicas de práctica, la participación se determinará individualmente, buscadores de conocimiento no tienen ningún control sobre quién responde a sus preguntas o la calidad de las respuestas. A su vez, los contribuyentes del conocimiento no tienen garantías de que los solicitantes puedan entender la respuesta dadas o estar dispuesto a corresponder el favor.

Este trabajo se deriva de un estudio longitudinal realizado en una empresa multinacional. A través de un enfoque de estudio de caso interpretativo, hemos explorado el fenómeno de las redes de conocimientos en el trabajo distribuido. Más concretamente, nos hemos centrado en los patrones de evolución en una estructura de conocimiento en red en particular denota como redes distribuidas de práctica. En el documento se conceptualiza este tipo de red de práctica como una tecnología de la información y comunicación (TIC) que facilita la relación dinámica de los participantes que están geográficamente dispersos y en el tiempo mutuo, y que comparten y crean conocimientos relacionados con sus prácticas diarias de trabajo y los problemas de negocio. Hay tres categorías diferentes de redes que se identificaron:

1) redes de resolución de problemas,

2) redes de mejora de empresas, y

3) redes de innovación.

Los hallazgos demuestran que las redes evolucionan de forma distinta con el tiempo, y en el estudio de E. Hustad (2010) identificó cuatro patrones de evolución diferentes que comprenden: 1) la descentralización y disolución en términos de ciclo de vida corto, 2) los patrones recurrentes en las nuevas redes ad-hoc surgidas de la red madre, 3) la integración de las prácticas de los conocimientos a través de propuestas de redes cruzadas, y 4) la innovación y expansión en alcance y tamaño de estas.
Por lo tanto, estos hallazgos desafían los modelos de los ciclos de vida que se sugiere en la comunidad tradicional de la investigación práctica. A través de las líneas sociales de la práctica y el intercambio eficaz de conocimientos, los participantes crearon una infraestructura de conocimiento dentro de la organización y lograron alterar las prácticas de la organización a través de la evolución. Esto es, una estructura de redes de conocimientos, como tal, puede facilitar las prácticas de trabajo distribuido y actividades de conocimiento a través de límites temporales y espaciales.

Las redes distribuidas de práctica 

Investigadores y profesionales han sugerido que las comunidades de práctica (CoPs) y las redes de la práctica (Networks of Practice, NoPs) son importantes para el intercambio de conocimientos (transfer knowledge), la creación de conocimiento, el aprendizaje y la innovación dentro de las organizaciones, como han dicho ya hace mucho tiempo (2001) J. Seely Brown y P. Duguid en su libro The Social Life og Information. El concepto de NoP (Teigland 2003) y los subconjuntos de comunidades de práctica (Lave y Wenger, 1991) describen la autoorganización de los grupos que surgen de forma natural, y que consiste en la realización de los individuos relacionados con la práctica las tareas. Las redes distribuidas de práctica (Distributed Networks of Practice, DNOPs), son estructuras de red que representan una extensión del concepto de una comunidad de práctica (Brown y Duguid, 1991; Lave y Wenger, 1991). Una comunidad de práctica (CoP) consiste en un grupo muy unido de miembros que participan en una práctica común que se conocen entre sí y trabajan juntos, por lo general se encuentran cara a cara, y negocian continuamente, se comunican y se coordinan entre sí directamente. En comparación, una DNoP cuenta con un mayor cantidad de miembros por lo general. Se trata de un grupo geográficamente disperso de los participantes que se involucraron en una práctica compartida o tema de interés común (Brown y Duguid, 2001; Teigland 2003; Wasko y Faraj 2005). Las comunidades de práctica y las redes distribuidas de práctica (DNoPs) comparten las características de ser emergentes y con procesos de autoorganización y, por otro lado, los participantes crean vínculos de comunicación dentro y entre las organizaciones que proporcionan una red “invisible” existente junto a la jerarquía de la organización formal. Dentro de una organización, las redes de la práctica por lo general consisten en débiles lazos que unen a individuos dispersos geográficamente a través de una organización que está trabajando en tareas similares que utilizan una base de conocimientos similar (Granovetter, 1973). En un trabajo distribuido, los participantes que pertenecen a estas redes que comparten la dinámica del conocimiento mediante el uso de diferentes tipos de herramientas web, tales como correo electrónico, videoconferencias, twitter, intranet y otra gran cantidad de herramientas de colaboración en web. La dinámica de las comunidades y las redes de la práctica se han conceptualizado en la literatura antigua como ciclos de vida desde el nacimiento hasta la muerte o como etapas en el desarrollo de un modelo de evolución en organizaciones. El equilibrio entre los grupos de autoorganización y el grado de formalización con las comunidades de práctica ha sido importante entender que las iniciativas de organización y estilos de gestión pueden influir en los ciclos de vida de las comunidades y los resultados (Thompson 2005). En particular, las comunidades innovadoras (llamadas comunidades de innovación) han demostrado ser vulnerables a las interferencias y cambios que no son por iniciativa propia y puede alterar ese círculo virtuoso y la existencia de una comunidad (Thompson, 2005).

El estudio de E. Hustad (2010) identificó varias redes que giraban en torno a la organización. Estos entretejen redes e interactuan unos con otros a través de fronteras distintas, independientemente de la estructura jerárquica de la organización (tiene conceptualizaciones que fueron precursora de la innovación abierta) Varias de las redes de la práctica se identificaron de forma dispersa en la geografía de países a nivel mundial, en el que los participantes se encontraban en diferentes oficinas de negocios geográficas, y por lo tanto dependían de las tecnologías de la información para mantener una relación. Aunque algunas de las redes tienen una composición estable de los miembros a través del tiempo, otros son más ad-hoc (las comunidades ad-hoc son muy estratégicas en al organización y en un periodo de timepo muy corto) por la relación con los temas tratados, el propósito y la pertenencia. Típicamente, cada una de estas redes constituyen una estructura de la comunidad interconsistente e interrelacionadas en múltiples  co-comunidades ubicadas en las que los participantes pertenecen a una comunidad de co-ubicados (geoposicionada), así como de red distribuida. Por lo tanto, el intercambio de conocimientos se produjo entre los participantes dispersos que cruzan las diferentes prácticas y ubicaciones geográficas, así como entre los participantes en que se encuentran estas co-comunidades.

Los resultados de este estudio de caso demuestran diferentes características de los identificados DNoPs y hecho posible dividen las redes en tres categorías principales ya dichas más arriba:

Los tipos de redes de práctica según E. Hustad

Lo podemos ver en la siguiente tabla de categorización:

Red de práctica

Categoría de la red

Resultado

Contrato de la red de consultoría Redes de resolución de problemas Aprendizaje
Redes de aseguraciónRed de manejo de reclamaciones Redes de mejora de negocios Innovación incremental
Red de desarrollo de productos Redes de innovación Innovación incremental/radical

Referencias:

Blog de Andy Coverdale: http://phdblog.net/ y su wiki: https://sites.google.com/site/andycoverdale/texts/distributed-communities-of-practice

DCoP or DNoP:
https://sites.google.com/site/andycoverdale/texts/distributed-communities-of-practice

Exploring Knowledge Work Practices and Evolution in Distributed Networks of Practice: http://www.ejkm.com/issue/download.html?idArticle=221

A Conceptual Framework for Knowledge Integration in Distributed Networks of practice: http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.102.6754&rep=rep1&type=pdf

Hustad, E. (2010). Exploring Knowledge Work Practices and Evolution in Distributed Networks of Practice. Electronic Journal of Knowledge Management, 8(1), 69-78.

Granovetter, M. S. (1973). The Strength of Weak Ties. American Journal of Sociology, 78(6), 1360-1380.

Teigland, R., & Wasko, M. (2004). Extending richness with reach: participation and knowledge exchange in Electronic Networks of Practice. En: P. Hildreth & Kimble, C. (Eds.), Knowledge Networks: innovation through communities of practice (pp. 230-242). Hershey: Idea Group Publishing.
Hildreth, P. M., & Kimble, C. (2004). Knowledge Networks: Innovation Through Communities of Practice. Idea Group Inc (IGI).

Seely, J. S., & Duguid, P. (2000). The Social Life of Information. Boston: Harvard Business School Press.
Thompson, M. (2005). Structural and epistemic parameters in communities of practice. Organization Science, 16(2), 151-164.
Wenger, E., Mcdermott, R., & Snyder, W. (2002). Cultivating Communities of Practice: A Guide to Managing Knowledge. Boston, Massachussetts: Harvard Business School Press.

Wasko, M., and Faraj, S. (2005). Why should I share? Examining social capital and knowledge contribution in electronic networks of practice. MIS Quarterly (29:1), 35-57

Bibliografía recomendada sobre redes sociales, comunidades de práctica y de aprendizaje

Aquí dejo algunos algunos de los papers, webs, post en blogs y libros sobre comunidades virtuales de aprendizaje y de práctica en un apartado. En otro sobre redes sociales de ámbito educativo, aunque este último es más complejo de seleccionar y evaluar los items bibliográficos que creo que son de interés. Todo esto ha surgido de la elaboración de varios artículo que he tenido que escribir. Uno en la revista Telos sobre un especial de redes sociales que saldrá este año y otro sobre el espacio de reflexión sobre comunidades virtuales y redes sociales en educación a partir del día 15 de este mes quedarán abiertas las puertas a este espacio en la web del Congreso Nacional Internet en el Aula. Desde ahí estará enlazado este post y espero tu participación en él. Iremos aportando colectivamente pequeñas píldoras de conocimiento sobre el tema, sobre estos dos conceptos en un plano educativo, que en un principio son más complejos de lo que podemos imaginar.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA
Redes sociales

  • Barabasi, A. (2003). Linked: How Everything Is Connected to Everything Else and What It Means. London: Plume.
  • boyd, d. m. (2007). Social Network Sites: Public, Private, or What? En: Review The Knowledge Tree. Recuperado Junio 3, 2008, a partir de http://kt.flexiblelearning.net.au/tkt2007/edition-13/social-network-sites-public-private-or-what/.
  • boyd, d. m. (2008). The Economist Debate on Social “Networking”. En: apophenia:: making connections where none previously existed. Recuperado Junio 2, 2008, a partir de http://www.zephoria.org/thoughts/archives/2008/01/15/the_economist_d.html.
  • boyd, d. m., & Ellison, N. B. (2007). Social Network Sites: Definition, History, and Scholarship. Journal of Computer-Mediated Communication, 13(1). Recuperado Mayo 20, 2008, a partir de http://jcmc.indiana.edu/vol13/issue1/boyd.ellison.html.
  • Buchanan, M. (2003). Nexus: Small Worlds and the Groundbreaking Theory of Networks. New York: W. W. Norton & Company.
  • Consumer Eroski (2008). Los adolescentes y las redes sociales: Del patio del colegio a la Red desde la habitación. Recuperado Junio 7, 2008, a partir de http://revista.consumer.es/web/es/20080601/internet/72607.php.
  • Cottrell, R., & McIntosh, E. (2008). Social networking: debate summary. Economist.com. Recuperado Junio 3, 2008, a partir de http://www.economist.com/debate/index.cfm?action=summary&debate_id=3.
  • Fernández, S. (2004). Dos grados : Networking : cultiva tu red virtual de contactos (1º ed.). Madrid: Lid.
  • Johnson, S. (2003). Sistemas emergentes : o qué tienem en común hormigas, neuronas, ciudades y sofware (1º ed.). Madrid: Turner.
  • Newman, M., Barabasi, A., & Watts, D. J. (2006). The Structure and Dynamics of Networks. (1º ed.). Princeton: Princeton University Press.
  • Scott, J. P. (2000). Social Network Analysis: A Handbook (2º ed). London; Newbury Park, Calif: Sage Publications Ltd.
  • Thelwall, M. (2008). How are Social Network Sites Embedded in the Web? An Exploratory Link Analysis. International Journal of Scientometrics, Informetrics and Bibliometrics, 12(1). Recuperado a partir de http://www.cindoc.csic.es/cybermetrics/articles/v12i1p1.html.
  • Watts, D. (2006). Seis grados de separación : la ciencia de las redes en la era del acceso. Barcelona: Paidós.

Comunidades virtuales de aprendizaje y de práctica:

  • Alcalde, A. (2006). Transformando la escuela : las comunidades de aprendizaje. Barcelona: Graó.
  • Banks, S., Butcher, H., Henderson, P., & Robertson, J. (2003). Managing Community Practice : Principles, Policies and Programmes. Bristol, UK: Policy Press.
  • Barton, D. & Tusting, K. (2005). Beyond Communities of Practice : Language Power and Social Context. Cambridge: Cambridge University Press.
  • Baym, N. K. (2003). La emergencia de comunidad on-line. En: Cibersociedad 2.0 : una nueva visita a la comunidad y la comunicación mediada por ordenador, Nuevas Tecnologías y Sociedad. Barcelona: Editorial UOC.
  • Cabello, J. L. (2008). Comunidades virtuales de práctica. En: El Camarote. Recuperado Junio 1, 2008, a partir de http://camarotic.es/?p=9.
  • Castells, M. (2001). La era de la información : economía, sociedad y cultura. Madrid: Alianza Editorial.
  • Crespo, K. (2006). Comunidades virtuales y construcción de conocimientos. En: Educ.ar. Recuperado Febrero 27, 2008, a partir de http://portal.educ.ar/debates/educacionytic/debate/comunidades-virtuales-y-construccion-de-conocimientos-.php.
  • Crovi Druetta, D. (2006). Educar en la era de las redes : una mirada desde la comunicación (1º ed.). México: UNAM Facultad de Ciencias Políticas y Sociales; SITESA.
  • Daniel, B., Schwier, R. A., & McCalla, G. Social Capital in Virtual Learning Communities and Distributed Communities of Practice. Recuperado Marzo 18, 2008, a partir de http://www.cjlt.ca/content/vol29.3/cjlt29-3_art7.html.
  • Elboj Saso, C. (20–). Comunidades de aprendizaje : educar desde la igualdad de diferencias. [Zaragoza]: Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte.
  • Etienne Wenger home page. Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://ewenger.com/.
  • Fortuny Aymemí, J. M. & Rodríguez, R. (2008). El aprendizaje de las matemáticas como participación en una práctica de una comunidad virtual. Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2258678.
  • Gannon-Leary, P. M. & Fontainha, E. (2007) Communities of Practice and virtual learning communities: benefits, barriers and success factors. eLearning Papers, 5. Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://www.elearningeuropa.info/files/media/media13563.pdf.
  • Hildreth, P. & Kimble, C. (2004). Knowledge Networks: Innovation Through Communities of Practice. Hershey, Pa: Idea Group Pub.
    Kim, A. J. (2000). Community Building on the Web : Secret Strategies for Successful Online Communities (1º ed.). Berkeley, Calif.: Peachpit Press.
  • Kimble, C., Hildreth, P. & Bourdon, I. (2008). Communities of Practice : Creating Learning Environments for Educators. 1(2). Charlotte, N.C.: Information Age Publishing.
  • Lave, J. & Wenger, E. (1991). Situated Learning : Legitimate Peripheral Participation (1º ed.). Cambridge: Cambridge University Press.
  • Lesser, E. & Storck, J. (2001). Communities of practice and organizational performance. Armonk, N.Y.: International Business Machines Corp. Recuperado Junio 8, 2008, a partir de http://www.research.ibm.com/journal/sj/404/lesser.html.
  • Manterola Pacheco, M. (2003a). El aprendizaje de los educadores y la formación de comunidades de aprendizaje = Creating learning communities : teachers as learners. Revista pensamiento educativo [artículo de revista].
  • Ontalba-Ruipérez, J. (2006). Las comunidades virtuales como herramientas para la socialización del conocimiento tácito. En: Documentación Digital. Universidad Pompeu Fabra. Recuperado Febrero 27, 2008, a partir de http://eprints.rclis.org/archive/00011373/.
  • Ornelas Gutiérrez, D. (2007). El uso del foro de discusión virtual en la enseñanza. Revista Iberoaméricana de Educación, 44 (4). Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2444650.
  • Gobierno Vasco (Spain) (2003). Comunidades de aprendizaje en Euskadi : una respuesta educativa en la sociedad de la información para todos y todas. (1º ed.). Vitoria-Gasteiz: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco.
  • Palloff, R. M. & Pratt, K. (2007). Building Online Learning Communities: Effective Strategies for the Virtual Classroom (2º ed.). San Francisco: Jossey-Bass.
  • Puigvert, L. (2006). Monográfico – La transformación de centros educativos en comunidades de aprendizaje. Calidad para todas y todos. Revista de Educación, 339.
  • Reich, K., Petter, C. & Helling, K. (2007). Social Software and the Establishment of Virtual Communities of Practice in the Tourism Sector. eLearning Papers, 5. Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2365964.
  • Rheingold, H. (1996). La comunidad virtual: una sociedad sin fronteras. Barcelona: Gedisa.
  • Rodríguez Illera, J. L. (2007). Comunidades virtuales, práctica y aprendizaje: elementos para una problemática. Teoría de la educación: educación y cultura en la sociedad de la información, 8(2). Recuperado Febrero 16, 2008, a partir de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2146929.
  • Rodríguez Illera, J. L. (2008). Comunidades virtuales de práctica y de aprendizaje. Barcelona: Publicacions i Edicions UB.
  • Rosenberg, M. J. (2005). Beyond E-Learning: Approaches and Technologies to Enhance Organizational Knowledge, Learning, and Performance. San Francisco: Pfeiffer.
  • Ruiz Corbella, M., García Areito, L. & Domínguez Figaredo, D. (2007). De la educación a distancia a la educación virtual (1º ed.). Barcelona: Ariel.
  • Ruiz, E. (2005). Creación y desarrollo de comunidades de aprendizaje: hacia la mejora educativa. Revista de Educación, 337.
  • Saint-Onge, H. & Wallace, D. (2003). Leveraging Communities of Practice for Strategic Advantage. Amsterdam; Boston: Butterworth-Heinemann.
  • Sanz Martos, S. (2005). Gestión de comunidades de práctica virtuales: acceso y uso de contenidos. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, 2(2). Recuperado Junio 4, 2008, a partir de http://www.uoc.edu/rusc/2/2/dt/esp/sanz.pdf.
  • Silvio, J. (2005). Las comunidades virtuales como conductoras del aprendizaje. Recuperado Febrero 27, 2008, a partir de http://www.imacmexico.org/file_download.php?location=S_U&filename=11235201231Las_Comunidades_Virtuales_como_Conductoras.pdf
  • Smith, M. K. (2003). Communities of practice. Recuperado Febrero 17, 2008, a partir de http://www.infed.org/biblio/communities_of_practice.htm.
  • Wilson, T.D. (2002). The nonsense of ‘knowledge management’. Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://informationr.net/ir/8-1/paper144.html.
  • Vayreda i Durán, A. (2004). Las promesas del imaginario Internet: Las comunidades virtuales. Athenea Digital, 5. http://purl.org/dc/dcmitype/Text. Recuperado Febrero 10, 2008, a partir de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=858658.
  • Viedma Rojas, A. (2002). Experiencia de creación de una Comunidad Educativa Virtual. RIED: revista iberoamericana de educación a distancia, 1(5). Recuperado Enero 27, 2008, a partir de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1704756.
  • Weber, L. (2007). Marketing to the Social Web: How Digital Customer Communities Build Your Business. Hoboken, N.J. : Wiley.
  • Wenger, E. (1998). Communities of practice: learning as a social system. Recuperado Febrero 17, 2008, a partir de http://www.co-i-l.com/coil/knowledge-garden/cop/lss.shtml.
  • Wenger, E. (2001). Comunidades de práctica : aprendizaje, significado e identidad. Barcelona: Paidós.