Blog de Fernando Santamaría

Reflexiones sobre ecologías y espacios del aprendizaje, análisis del aprendizaje y análisis de redes sociales, visualización de datos, Big Data y otros temas emergentes

Etiqueta: Internet (página 2 de 2)

Los enlaces y la distribución en red

Enlaces web y personas

Parece que desde hace años, en mi opinión, no se entiende el concepto de distribución de la red. Tenemos un tecnología factible para co-crear y distribuir contenido y por otro lado en paralelo las personas que usan esa tecnología donde lo que primamos es el yo. Podemos decir que Internet es una red libre de escala en la que los mecanismos y mucho de los diseños del software (social) está hecho para la competición por medio de rankings. Algo que los teóricos de las ciencia de redes como Duncan J. Watts, A.L. Barabasi o Mark Buchanan entre otros hacen que entendamos los contornos y entresijos de una red. Según Barabasi “los nodos siempre compiten por las conexiones, porque los enlaces representan la supervivencia de un mundo interconectado” haciendo posible que los ricos sean más ricos dentro de estos entornos con enlaces débiles y bajo la dictadura de la Ley de Metcalfe. Veamos algunos aspectos perniciosos de la blogocosa y de los entornos llamados sociales. NO me interesa para nada nombrarlo 2.0 ya que implica una temporalidad caduca en estadios reticulares donde el tiempo es permanente y global.

  • Los vínculos deben ser plenamente distribuidos por la propia red no por los intereses de las personas como centro de su yo, de buscar con los enlaces posicionamiento SEO. Las estadísticas y Technorati, entre otros sistemas de clasificación, han sido un “cáncer” para la blogosfera. Dónde se ha moldeado sobre parámetros de valor numérico y no de parámetros de valor cualitativos y de trayectoria. Algo que no ha funcionado en algunos buscadores que median eso. A los pocos meses está emponzoñado con webs y blogs que ponían metadatos para posicionarse.
  • La competencia y el posicionamiento se ve claramente en la blogocosa. Muchos se han convertido en un intercambio de enlaces entre amigos. Esto como tal lo emponzoña y no lo hace equitativo, ya que no se suele valorar qué enlaces se ponen como los más ponderados y valiosos para un determinado tema. Con respecto a esto, en educación no hay unas normas y sobre todo competencias para evaluar y valorar la información que se pone y la calidad de sus datos por el autor. Vivimos en una sociedad donde la velocidad prima y el flujo de información debe ser rápido y explosivo, por eso queda poco tiempo para analizar los enlaces que se ponen: qué autor escribió eso en su web o blog, su historial, si abarca muchos temas o pocos, qué escribía hace un año, qué fuentes usa para el artículo que vamos a enlazar y cuáles oculta (suele ser frecuente remodelarlo del inglés y ponerlo sin citarlo). Creo que la red nos da esas facilidades de seguir el rastro del flujo de información, pero no se hace. Los puntos de vista en estos flujos reticulares suelen propagarse, pero también a la vez uniformizan los criterios a seguir de muchos bloguers.
  • Un caso desacreditado es la Wikipedia en su versión española. Hay entradas que no están en la que mayor número de ítems tiene que es, por supuesto, la inglesa y en español nos encontramos con entradas de ciertos términos generalistas y de educación, que son las que más suelo mirar. Ahí encontramos que los usuarios los usan para poner sus enlaces, para aparecer referenciados en la Wikipedia. Algo que le quita valor y la devalúa con respecto a otras Wikipedias. Por eso algunos autores piensan que la Wikipedia debe ser distribuida y adaptarse a la idiosincrasia de la red.
  • No me interesan nada las estadísticas ni la publicidad en este blog (aunque en un futuro quizá la pongo por que el dinero que me he gastado sin nada a cambio es mucho). Creo que el valor de la información en digital y en abierto debe tener un sentido presencial desde los múltiples canales que se usen en los media (vídeos, blogs, sitios de redes sociales, podcasts); ya se encargará el usuario pertinente de enlazarlo o no enlazarlo, dependiendo de sus intereses. El usuario puede recrear, remodelar, fragmentar cualquier información que le interese por medio de tumblelog, microblogging o agregadores sociales, etc. y los buscadores siguen haciendo una tarea buena, pero deficiente por ahora, ya que la personalización y la capacidad de refinamiento a veces no me vale. Quiero decir con eso que hay enlaces que salen al principio por técnicas SEO agresivas o por intercambio de enlaces para que el usuario pueda tener la capacidad de variar ese ranking en una búsqueda (no me valen las combinaciones booleanas). O sea que ése es otro factor muy dirigido y falseador de la “realidad” posicionada de la web.
  • Existe spam de guante blanco en corporaciones y autores de blogs, como es el caso de ir poniendo enlaces en nodos significativos sin venir a veces a cuento. El trabajo de ver lo que es bueno y malo o el filtrado debe ser algo propio de las personas, de su capacidad de análisis y visión del contenido, algo que se está perdiendo ante la multiplicidad de servicios sociales distribuidos que ponen los links de manera fácil para que otros usuarios “piquen” en ellos sin un análisis previo y contextual. Un caso típico es el microblogging.
  • Eso de los índices de audiencia es una “fantochada” en una red multifacética y distribuida. Creo que es algo que se ha querido traspasar de los media clásicos al entorno de red, sin analizar y cuantificar otras maneras que provoca la red con las audiencias, donde el contenido se diluye y fragmenta de múltiples maneras y formas. Además hay un hecho curioso: algunos bloguers “renombrados” ponían las estadísticas públicamente (hablo de hace 3 años más o menos) y ahora no. ¿Por qué será? Ya sé que todavía hay autores que lo hacen, pero los menos.

Bueno con esta visión caótica de luchas por subir puestos no me queda otra cuestión que quejarme y ser consecuente con lo que digo. Poco puedo hacer. En este blog se moderarán los comentarios y no serán puestos los que sean spam de “guante blanco”, o sea, que les sirva para autopromocionarse. Sé que es una medida impopular, pero la verdadera web colectiva debería buscar un mecanismo en el que pasaré el comentario a otras personas para que me ponderen el comentario y no sólo sea mi opinión.
Espero que sirva de reflexión sobre el poder de los links y del carácter protagonista que se quiere tomar ante una web colectiva y colaborativa. Quizá sea un iluso, pero es como al vida misma el valor de tu aportación debe darlo otras personas no “engañando” a la red para escalar posiciones.
Debo dar las gracias a Eraser por los correos cruzados sobre este tema y por su excelente visión del tema.

Actualización: otro hecho competitivo y poco ético para mi es que el enlace en un blog sea interno a sí mismo. Me explico: hay contextos donde es factible hacerlo, pero otros es puro autocitarse sin más. Ejemplo: si digo en un post de un blog “como expresó Yahoo en un comunicado…..” y enlazo Yahoo a un anterior post mío me parece poco ético, ya que lo que dice contextualmente debería ir a Yahoo y no a otro post antiguo del blog. En todo caso, se debería dar una alternativa al original Yahoo. Algunos blogs, con esto, se están convirtiendo en sistemas cerrados, referenciándose a sí mismos como autistas sin dar oportunidad a ver el exterior referencial.
Actualización: A partir de este post, Eraser ha complementado muy bien la terminología y conceptos, que es de obligada lectura.

El “tsunami” de la ecología informacional

Si consideramos a la información como un organismo mutante y diluido, sólo lograremos que los datos nos apabullen de tal manera, que quedemos “enterrados” ante tal inmensidad. Los datos y el tráfico de Internet son como un “tsunami” que nos está exigiendo otra forma de estructurar las ideas y el pensamiento, que está cambiando la manera de interrelacionarnos y, sobre todo, de ver que no tenemos a donde asirnos para explicar cualquier área del conocimiento con solvencia y sostenibilidad. Ya no existe. La velocidad informacional como metástasis está provocando un cambio (a veces radical) en las estructuras organizativas. Todo es confuso, misceláneo y heterogéneo.
Esto viene a cuento del excelente post de Cristobal Cobo que a partir de otro de George Dvorsky (y remezclando con otro de Laura Siri en el que se pregunta ¿Cuánta información hay en el mundo?) nos muestra unos datos que dan pie para la reflexión. Me permito copiarlo de C. Cobo con su permiso:

  • La cantidad de información creada en 2007 estuvo a punto de sobrepasar, por primera vez, la capacidad física de almacenamiento disponible (ver imagen).
  • La cantidad de información digitalizada fue 3 millones de veces mayor que la de todos los libros escritos.
  • En 2006, la cantidad de información digital creada, capturada y replicada fue de 161 exabytes o 161 billones de gigabytes. Esto es más de lo generado en los 5000 años anteriores.
  • Se generan 45 gigabytes de información digital por cada persona. Un tercio lo produce ella directamente y los otros dos escapan a su control.
  • Se envían mundialmente 60 mil millones de e-mails por día.
  • En 1997 existía 1 millón de sitios web, en el 2000 pasaron a ser 10 millones. En el 2006 la cifra alcanzaba los 105 y en el 2007 superó los 155 millones de sitios Web.
  • Hay cerca de 74 millones de blog y en las últimas 24 horas se generaron más de 100 mil.
  • Se hacen más de 2700 millones de búsquedas en Google cada mes en todo el mundo. A Google le cuesta cerca de un millón de dólares diarios mantener y actualizar el hardware por indexación.
  • Google almacena 850 TeraBytes en Google Search; 220 TeraBytes – Google Analytics; 70.5 TeraBytes – Google Earth; 9 TeraBytes – Orkut; 4 TeraBytes – Personalized Search y 2 TeraBytes – Google Base.
  • Flujo de datos
    Fuente: iStockphoto
    1 byte: Una letra
    10 bytes: Una o dos palabras
    100 bytes: una o dos frases
    1 kilobyte: Una muy breve historia
    10 kilobyte: Una enciclopedia de la página (quizá con una simple foto)
    100 kilobytes: Una fotografía de resolución media
    1 megabyte = 106: Una novela
    10 megabytes: Dos ejemplares de las obras completas de Shakespeare
    1 gigabyte = Una camioneta llena de páginas de texto
    1 terabyte = 50.000 árboles de papel
    10 terabytes: La colección impresa de la Biblioteca del Congreso de USA (que consta de 130 millones de artículos en alrededor de 530 millas de libros, entre ellos 29 millones de libros, 2,7 millones de grabaciones, 12 millones de fotografías, 4,8 millones de mapas y 58 millones de manuscritos).
    1 petabyte = El Archivo de Internet Wayback Machine contiene casi 2 petabytes de datos y en la actualidad está creciendo a un ritmo de 20 Terabytes por mes.
    1 exabyte = Estudios de Berkeley estiman que a fines de 1999 la suma de los conocimientos producidos en humanos (incluidos todos los de audio, grabaciones de vídeo y texto / libros) fue cerca de 12 exabytes de datos.
    1 zettabyte = La IDC estima que para el año 2010, habrá 988 exabytes, poco menos de una zettabyte, en todas las computadoras de almacenamiento en todo el mundo.
    1 yottabyte = IBM calcula que después de 2010 el volumen de datos accesibles en línea, ya sea en Internet o en redes corporativas se espera que acercarse a un yottabyte, o 1 billón de terabytes

    Con esto datos (al final datos) podemos inferir que saber manejarse por este mar de datos es algo fundamental para la competencia educativa de gestionar la información, estructurarla, remezclarla/sintetizarla y abstraerla a un plano de conocimiento. Un reto importante en los tiempos que vivimos.

    BECTA: Emerging Technologies for Learning, vol. 3 (2008)

    Acaba de salir el tercer volumen de “Emerging technologies for learning“, publicado por Becta. Informe serio y preocupado por los resortes que mueven las nuevas generaciones. Algunos de sus capítulos son:

    • Growing up with Google: what it means to education escrito por Diana Oblinger
    • Mobile, wireless, connected: information clouds and learning de Mark van’t Hooft
    • Location-based and context-aware education: prospects and perils de here Adam Greenfield
    • Emerging trends in serious games and virtual worlds de Sara de Freitas
    • If it quacks like a duck…’ Developments in search technologies de Emma Tonkin
    • Interactive displays and next-generation interfaces de Michael Haller

    Uno de los capítulos que me interesa es el proceso de contextualización que permitirá la computación ubícua y las tecnologías de geoposicionamiento en entornos móviles.

    Los diversos capítulos exploran la “net generation”, ciudadanos que se pueden desenvolver de la misma manera en su vida reales o digitales. Analiza las implicaciones para el mundo educativo de la convergencia de dispositivos móviles, conectividad wi-fi penetrante y aplicaciones y servicios de internet. Aborda el desarrollo de mundos virtuales y de “juegos serios”, así como se pueden usar de esas tecnologías de la mejor manera para apoyar un aprendizaje más rico. Analiza el problema de encontrar y buscar contenido digital en la web y las limitaciones de los sistemas actuales. También considera el potencial de algunas tecnologías emergentes en cuanto a su visualización e interfaces, que incrementen la interacción con los ordenadores y faciliten actividades colaborativas de formas más naturales e intuitivas.

    Seguir leyendo

    Recientes entradas