::Conscious Awareness::

Fuente original: Essential Skills for 21st Century Survival: Part 5: Conscious Awareness de Venessa Miemis

meditation

Un artículo reciente en el New York Times, Building One Big Brain de R. Wright, me impulsó a escribir sobre esta habilidad en esta serie de 12 partes. La obra cita opiniones de Nicholas Carr sobre cómo Internet está reduciendo la “capacidad para la concentración y la expectación,” dispersando nuestra atención y reduciendo nuestra capacidad de concentración.

A continuación, se plantea que “la tecnología está tejiendo los seres humanos en redes electrónicas que se asemejan a grandes cerebros.” (Es gracioso ver este concepto yendo al flujo principal … hemos hablado sobre esa idea aquí en noviembre pasado en el post “Twitter’s Intelligent, Welcome to Web 3.0”). La etapa siguiente en la línea de pensamiento es que este proceso es parte de nuestra evolución de las especie:

¿Podría ser que, en cierto sentido, el foco de la evolución, tanto la evolución biológica que ha creado una especie inteligente y la evolución tecnológica que está obligada a desencadenar una especie lo suficientemente inteligente, haya sido la creación de estos cerebros sociales, y tal vez incluso tejerlos en un cerebro planetario gigante, poco organizado? ¿Es el tipo de forma biológica en que el punto de la maduración de un organismo es crear un organismo adulto?

El artículo no consideraba la evolución de la tecnología como algo que iba a pasar fuera de nosotros, tal como una inteligencia artificial que nos superará, tal como trae consigo la singularidad tecnológica. (lo que también puede suceder, sin embargo). Más bien, sugiere algo más parecido a un proceso de desarrollo evolutivo, en el que la interconectividad y la cooperación indicarán un movimiento hacia una inteligencia superior. Las ideas que me recordó el trabajo realizado por John Stewart y el grupo de Investigación de la Evolución, Complejidad y Cognición sobre la evolución intencional. Consulte su Manifiesto evolutivo.

Como alguien que paso la mayor parte de mi tiempo online, igual que en las premisas del artículo, disminuyó la atención centrada e incrementó el potencial para una conciencia distribuida. Pero me pregunto si va a surgir un cerebro planetariamente inteligente sin alguna intención y conciencia de la conciencia por nuestra parte.

Llamado presencia, el concepto budista de la atención, o una versión de la meditación, pero que veo que este aumento de la hiperconectividad nos fuerza a adoptar algún tipo de prácticas mentales con el fin de ser humanos altamente operativos y eficaces. Mientras que la Web es una herramienta que nos permite ampliar nuestras mentes, nuestras identidades y nuestras visiones del mundo, también puede ser una trampa que nos lleva a comportamientos compulsivos que pueden ser casi incapacitantes. Lo experimento por mi mismo, tratando de leer cualquier cosa semi-interesante, de lo que me envían por correo electrónico, buscando afanosamente Twitter para que el artículo de lectura obligada que va a ser realmente importante, o chateando e ideando con los amigos sin parar. En algún momento, se da un paso atrás y se da cuenta de que uno está operando en un estado reaccionario la mayor parte del tiempo, intentando la imposible tarea de “estar al día” con el flujo de información o persiguiéndolo tangencialmente.

¿Dónde está nuestra práctica que nos recuerda que debemos reevaluar la situación, recontextualizarla, y tenerla presente y ser conscientes de nuestros pensamientos y acciones?

Una red mundial interconectada de pensamientos dispersos no suena inteligente, suena caótico. Tanto dentro como fuera de la web, si nos permitimos que nos distraigan todas las fuerzas que hay a nuestro alrededor, ¿realmente creemos que vamos a evolucionar por arte de magia? Y ¿qué entendemos por la evolución? Sólo por estar conectados no se garantiza el crecimiento. Si aspiramos a ascender en la escala de la conciencia a ideales más elevados como la auto-reflexión, la cooperación, la compasión y la empatía, ¿no va a requerir algo de conciencia intencional?

Hemos visto estudios que indican que la meditación/atención fomentan la envergadura de la atención, así como el estado de ánimo y la fuerza mental. Pero también nos hace pensar un poco sobre el papel de sí mismo y cómo se relaciona con el otro, sobre lo que somos, por qué pensamos lo que pensamos, cómo nuestros pensamientos y comportamientos están influenciados por nuestras mentes y nuestros entornos, cómo aprovechar más la intuición y la claridad, cómo filtrar a través del ruido para llegar a lo que importa, y cómo decidir incluso lo que importa cuando nuestra conciencia se expande para incluir a toda la humanidad.

Claro, el mundo es rápido y complejo, pero parece que mucho de lo que nos distrae se debe a nuestra propia incapacidad para conectar con tierra y optar por dirigir nuestra atención a lo que realmente valoramos. El sistema está configurado de modo que es muy fácil poner el piloto automático, yendo a través de propuestas de resolución sin necesidad de ser conscientemente consciente. Pero no podemos darnos ese lujo durante mucho tiempo. Es interesante que lo que una vez se consideró como una práctica exclusivamente oriental o un capricho de la New Age pueda muy bien resultar ser una herramienta esencial para la supervivencia y la cordura, gracias a la tensión impuesta por nuestros avances tecnológicos.

About the author

Fernando Santamaría González

Soy un investigador y formador en espacios online. Trabajando e investigando en temas de aprendizaje emergente.
Fernando Santamaría González