En Singapur ya existe un empresa que ha implementado esta tecnología de los coches autónomos o sin conductor: nuTonomy.  Como saben, Singapur ha creado la primera flota de taxis sin conductor en el mundo. BI Intelligence cree que habrá flotas de taxis sin conductor en muchas ciudades en 2020.

Se le ha hecho una entrevista al CEO de la empresa, Karl Iagnemma. Tienen planes de expandirse por otras ciudades como Michigan o países como el Reino Unido. Karl dice en la entrevista:

Un coche autónomo tiene que estar atento y observar el mundo, resolver el llamado “problema de percepción”, que es todo un desafío. Tiene que prestar atención a los coches, los peatones, los ciclistas… y saber predecir sus posibles acciones.

No es la típica tecnología de los automóviles, es robótica. Y dentro de esa tecnología, utilizamos la llamada “lógica formal” o “métodos formales” para asegurarnos de que nuestra lógica de toma de decisiones, en la inteligencia del coche, es buena, tiene principios, es fiable, segura y estable.[…]

Pueden llamar al coche mediante una aplicación. Si estamos operativos en esa zona, los recogeremos y los llevaremos donde quieran. Abarcamos servicios que los taxistas, en muchos casos, no quieren realizar. Como circular fuera de hora punta por zonas remotas de la ciudad. Los coches autónomos pueden satisfacer necesidades y demandas de transporte, a unos precios más bajos.[…]

El desafío técnico que supone poner estos coches en circulación es enorme. Pero también hay un desafío legal. Es un territorio desconocido. Hay ciudades en el mundo que han reflexionado en profundidad sobre esta tecnología y han empezado a crear un marco legal, para que compañías como la nuestra puedan probar y desplegar esta tecnología en las calles. Hay muchas cuestiones legales que, francamente, no se comprenderán bien hasta que la tecnología llegue a las calles de verdad, porque es muy difícil predecir qué circunstancias pueden surgir cuando estos coches salgan al mundo real.[…]

Nuestra tecnología puede instalarse en cualquier coche. Actualmente integramos nuestra tecnología en seis plataformas distintas, con distintos tipos de coches y distintos tipos de sensores. Uno de nuestros objetivos al desarrollar el software, era hacerlo tan modular y flexible como fuera posible. Eso nos permitirá la integración en coches totalmente distintos en distintos países del mundo.

Creo que las administraciones de muchos países donde los problemas de circulación y movilidad son muy problemáticos deberían empezar a pensarlo.

Les dejo el vídeo de esta interesante entrevista que le ha hecho los de One Vodafone:

¿Cómo actuará un coche autónomo ante un accidente inevitable?

El equipo dirigido por Iyad Rahwan en el MIT lleva tiempo trabajando en las interacciones entre las ciencias sociales y la inteligencia artificial. Fruto de estos trabajos es una web (http://moralmachine.mit.edu/hl/es) en la que, a través de distintas preguntas, tratan de establecer cuál sería el comportamiento más adecuado que debería tener un coche sin conductor desde un punto de vista moral para la mayoría. Y lo primero que han detectado, asegura Rahwan es que “casi por unanimidad la gente quiere coches que minimicen los daños totales. El problema viene cuando les preguntamos si comprarían ese coche. Su reacción fue: nunca compraría un coche que me pudiera hacer daño a mí bajo ninguna circunstancia”.

 

Más información en:

The future of car: Who’s in the driving seat?. Informe de KPMG.

http://nutonomy.com

Special Report: The Self-Driving Car.

Driverless cars: the catalyst towards futuristic smart cities.

Smart cities and driverless vehicles

Can a city switch entirely to driverless cars?

 

About the author

Fernando Santamaría González

Soy un investigador y formador en espacios online. Trabajando e investigando en temas de aprendizaje emergente.
Fernando Santamaría González